noticia_374_1Con fecha 12 de diciembre de 2007 el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior, A.C. (COPAES) autorizó al Comité para la Evaluación de Programas de Pedagogía y Educación, A.C. (CEPPE) como organismo acreditador en las áreas de Pedagogía, Educación y áreas relacionadas.
El CEPPE fue constituido el primero de agosto de 2006 con la finalidad de acreditar programas académicos en las áreas mencionadas, gracias al impulso de la Asociación Nacional de Escuelas y Facultades de Educación y Pedagogía (ANEFEP), El Colegio de Pedagogos de México (CPM) y el Centro Nacional para la Evaluación de la Educación Superior (CENEVAL).
En los documentos básicos que regulan las funciones del CEPPE, que fueron elaborados por el mismo Comité y sancionados por el pleno de sus miembros, quedó establecido que, sus actividades se deben realizar espetando irrestríctamente los principios de equidad e imparcialidad, congruencia y confiabilidad, control y aseguramiento de la calidad, responsabilidad y seriedad.
Para dar cumplimiento a lo anterior, se requiere contar con un código de ética y garantizar su aplicación permanente; garantizar la transparencia y la rendición de cuentas; definir clara y objetivamente los criterios e indicadores que orientarán los procesos de acreditación; contar con un equipo altamente profesional y capacitado que se encargue de la evaluación y; procedimientos administrativos y de gestión eficientes, eficaces y oportunos. Todo ello con respeto a la naturaleza y misión de las instituciones.
El CEPPE sostiene en sus principios fundacionales que los retos, para cumplir con responsabilidad profesional y social sus propósitos son diversos, pero dos de ellos guardan una relevancia significativa: Primero, hacer de la autoevaluación institucional una oportunidad de mejora permanente y contribuir con ello al mejoramiento de la calidad de los servicios educativos que prestan las instituciones de educación superior. Segundo, el universo de atención corresponde a los programas académicos en que se encuentran insertos los especialistas del área de evaluación, por ello sus sistemas y procedimientos deben ser de la más alta calidad y confiabilidad, así como de una gran pertinencia pedagógica y metodológica.